miércoles, 20 de mayo de 2015

CANAL DE MESONES Y CAIN (1ª Parte).


Día: 16-05-2015.

Lugar: Picos de Europa (Macizo Occidental).

Desnivel: 1.000 m

Duración total: Desde las 10h hasta las 18h (con miles de paradas…).


Comentario:
De nuevo salida montañera y en el día de hoy me iba acercar a una zona que había visto la semana anterior desde el pico Jultayu (1.940 m) pero situada unos 1.500 por debajo de su cumbre, la zona de Caín.
Hace una semana, desde las alturas, me había fijado en la cascada que se encuentra todos los años por estas fechas en la entrada al pueblo dando la bienvenida a los visitantes del mismo, así que pensé … “qué mejor momento que el de estas semanas para ir a fotografiarla antes de que la misma desaparezca”, aunque sí que es verdad que creo que va a tardar en parar de desaguar agua dada el enorme caudal de agua que vi que tenía en este día y también por la gran cantidad de nieve acumulada en la parte alta del Macizo Central de Picos de Europa en este 2015.

La idea de este día iba a ser intentar fotografiar la cascada, el pueblo y hacer una “rutilla” que me dejara con buen sabor de boca, aunque más que “rutilla”, al final me pegaría una buena caminata hacia una zona de Picos totalmente desconocida para mí, la zona de la Canal de Mesones.

Decir que como opción había pensado en ir a conocer la famosa Canal de Trea y así de paso ver a los corredores que estaban participando en una Trail en este día y que obligatoriamente iban a tener que ascender dicha canal, pero al final iba a pasar de ir a conocer dicha canal ya que tenía una aproximación de 45 minutos por la Ruta del Cares hasta el principio de esta canal que fue lo que me desanimó porque entonces no iba a tener mucho tiempo para fotografiar lo que quería del pueblo y la cascada y al final me acabaría yendo hacia la parte alta de Caín y la canal del día, la Canal de Mesones.

Creo que como va a ser habitual este año, dividiré la ruta en el blog en varias partes dada la gran cantidad de fotos que saqué en la ruta, aunque tengo que reconocer que no justifican la belleza que me encontré durante mi tránsito por la zona (cometí algunos errores, “fácilmente subsanables creo”, en el tema fotográfico en este día).

Así que…¡Ring, Ring, a levantarse toca pedazo vago…!.


1. Oviedo – Caín de Abajo (460 m).

Daban un día de sol y nubes por la región, aunque no sé porque, pero algo dentro de mí me decía que iba a tener buen por aquellas latitudes de Picos, así que con estas esperanzas me levanté a las 06h25 y a las 06h45 ya estaba pillando el coche en dirección a Cain por la zona del Pto de Tarna y viendo como el día estaba amaneciendo radiante como un día de verano.

Lo peor del día iba a ser el trayecto (ida y vuelta) hasta el inicio de la ruta y la verdad tal como digo esto así fue, así que tras unas dos horas aprox de trayecto ya estaba por la zona del Pto de Panderruedas sacando las primeras fotos, en este caso de dos picos conocidos para el menda que aparecían saludándome entre una ventana en el bosque, Peña Ten (2.141 m) a la izd con algunos neveros y un poco más en el centro, su pico hermano el Pileñes (2.012 m).


En estos momentos cuando salí del coche para sacar la foto anterior en el Pto de Panderruedas el coche marcaba una temperatura de 2 grados y el cielo lucía azul, azul, así que parecía que mis expectativas en cuanto al tiempo se iban cumpliendo.


Descendí ya con el coche en busca del guapo valle de Valdeón y con espectaculares vistas ya de los Picos de Europa.

En una ventana en uno de los márgenes de la carretera, el bosque me iba a dejar ver la espectacular Torre Bermeja de casi 2.400 m. situada a lo lejos por encima de una cabaña situada al lado mismo del asfalto.


Más ventanas en mi descenso se me iban abriendo y yo cada poco parando el coche y dando marcha para atrás para sacar fotos (no tenía muchos problemas en estas maniobras dado el escasísimo tráfico en estas horas por la zona).

Otra ventana entre el verde del bosque y de nuevo guapas vistas de la Bermeja con su Travesona (en estas fechas con neveros) y que espero algún día conocer.




Alguna zona totalmente despejada de árboles aparecía, en la cual aproveché para seguir sacando buenas fotos del pico protagonista de este descenso hasta Caín y en la que aparte del pico, el protagonista era el cielo con alguna forma extraña por parte de la niebla.




Una vez pasado el pueblo de Posada de Valdeón, tomé ya la carretera estrecha que en descenso más que pronunciado en muchos tramos me iba a llevar hasta el pueblo remoto de Caín tras conducir unos 9 km aprox.

Descendiendo por la carretera en busca de Caín y con el día que se presagiaba más que bueno, climatológicamente hablando.


Llegué a Caín y entré en el pueblo con el coche pero al no encontrar un aparcamiento que me convenciera dada la gran cantidad de coches aparcados ya en el pueblo, me salí para acabar finalmente aparcando el coche en la entrada misma del mismo.

Antes de seguir con el relato del día, plano de la ruta de la jornada.


Nada más aparcar ya me fui a ver y a sacar fotos de lo que principalmente me había traído hasta este pueblo en dicho día, la cascada conocida como “La Jarda”, así que tras subir unos metros por terreno un tanto descompuesto en la ladera de enfrente, pude sacar estas fotos de dicha cascada, la cual todavía estaba en sombra dada las horas tempranas del día (en torno a las 10 h).

Desde el puente de acceso a Caín.


Desde la ladera de enfrente.




Tras sacar estas fotos, me despedí de ella con un “hasta luego que vendré a verte por la tarde” y ya me dirigí caminando unas decenas de metros hasta el pueblo.

Entrando en el pueblo y viendo el Pico Jultayu (1.940 m) (pico donde había estado la semana anterior) 1.500 m por encima del mismo.




Caín es una aldea perteneciente al municipio de Posada de Valdeón, provincia de León y constituye dicho pueblo el punto inicial de multitud de rutas senderistas por esta parte de los Picos de Europa, siendo la más famosa de ellas, la archiconocida Ruta del Cares.

Está situado el pueblo a una altitud de 460 m y en el 2013 había censado en el mismo una población de 69 habitantes, aunque por lo que me dijo un vecino del pueblo con el que estuve hablando un rato, en invierno eran sobre unos 20 “lugareños” como me gusta decir a mí.

Toda esta zona fue siempre tierra de pastores siendo muchos emigrantes en las décadas de los 50 y 60 del siglo XX hacia tierras lejanas de EEUU, Australia, Argentina o Nueva Zelanda.

En este pueblo nació el Cainejo, Gregorío Pérez, compañero de cordada del Marqués de Villaviciosa cuando coronaron por primera vez en 1904 la cima del Naranjo de Bulnes.

Dicho pueblo se dividía en dos barrios bien diferenciados y en este día iba a conocer el barrio de Arriba, situado unos 150 m por encima del lugar turístico que es el barrio de Cain de Abajo.

Hasta principios de los 90 estuvo habitado en su barrio superior, pero con la llegada del negocio turístico toda la población fue bajando a Cain de abajo, quedando en la actualidad como un pueblo abandonado y de majadas para el ganado.

Algunas imágenes en mi aproximación hasta la plazoleta principal del pueblo.








Y el pueblo preparado para aprovechar la llegada de turistas y montañeros.




Llegaría entonces a esta plazoleta, cruce de calles del pueblo, donde iba a poner rumbo a conocer el otro barrio de este pueblo, Cain de Arriba, pero esto ya es para otro segundo capítulo de este post, así que…

¡Empezamos caminata…!...


2. Cain de Abajo (460 m) – Cain de Arriba (600 m).

Pues tras llegar al cruce principal de calles de Caín de Abajo ya me fui dirigiendo en placentero caminar hacia el primer destino del día, Caín de Arriba.

Pero antes de pillar el camino por el que iba a subir, conocido como “Subida por el Sedo”, iba todavía a fotografiar algunas de las casas del barrio inferior, así como de la iglesia dedicada a Santo Tomás.




Iba a subir, sin saberlo, por esta subida del sedo, subida que tuve que coger al poco de pasar por la izda el consultorio de salud del pueblo.


Al poco de pasar dicho consultorio ya tomaría el sendero de subida hacia la parte superior de Caín por esta zona, camino que vería que era más escarpado que si hubiera ido ascendiendo por la pista de acceso hacia el barrio cimero de Caín.

Al poco de iniciar la subida, ya vería a algún vecino del pueblo reparando el tejado de su cabaña.
¡Está claro que aquí siempre hay algo que hacer…!.


El sendero me iba a llevar abandonar las últimas cuadras y cabañas de Caín de Abajo y poco a poco ya las iba a ir dejando en cotas inferiores.




Al poco tiempo iba a llegar a un cruce perfectamente indicado donde iba tomar el sendero que me salía a la derecha y que según la señal me iba a llevar a Caín de Arriba “por el sedo”.

Por la izquierda hubiera ido hasta la Cueva de Santibaña, cueva según me dijo un vecino que encontraría en el barrio de arriba, era una cueva donde guardaban antaño los quesos los vecinos de Cain, así que tendré que acercarme un día a conocer dicho lugar.

El camino iba ascendiendo sin pérdida alguna entre verde vegetación y el “Caín turístico” iba quedando cada vez más abajo.



Y a la derecha del valle (en el sentido de la marcha), iba viendo la canal que luego me enteraría por el pastor de Caín que era la canal (para él) más dura de las que conocía por los Picos de Europa, la canal de Jerrera.

Enlace del ascenso de dicha canal, realizada por un montañero al que suelo seguir por su blog, Monchu. 

Imagen de la canal por la que transcurre dicha ruta que digo.


Cain entre las ramas de algún árbol del bosque.


Tuve que superar algún paso armado y protegido para evitar posibles caídas, el cual superé sin problemas.


Y Caín a cada paso mío, quedando cada vez más abajo y con la cascada objetivo del día a la vista (esquina sup derecha).


Caín acercándolo con el zoom.


Imagen del sendero serpenteante que iba superando algunos cierres de las fincas de los vecinos.


Por si acaso tenía dudas, apareció ante mí, el cartel de Caín de Arriba dándome la bienvenida al pueblo y con alguna imagen de las guapas y espectaculares vistas, a lo lejos, de las altas cumbres del Macizo Central de Picos




Primeras cabañas que me iba a encontrar en el barrio cimero de Caín y las cuales estaban en un entorno idílico, por lo menos para este menda.


En este lugar me encontré con un poste con indicadores señalando alguna de las diferentes opciones en la zona, pero antes de seguir con mi camino, me iba acercar a ver un poco más de cerca lo que queda de lo que fue un día Caín de Arriba.

¡Está claro que no hay pérdida posible!.


Algunas de las cuadras, restos de viviendas y cabañas de la zona, enclavadas como se puede ver en un entorno realmente espectacular.






Hacia la zona de la Canal de Mesones, también aparecían algunas otras. (Por allá arriba iba a caminar algunas horas después este menda).


Me dirigí entonces camino de la primera cabaña de la derecha (situada detrás del árbol) para pillar el sendero de la Canal de Mesones, encontrándome entonces con un paisano al que tras desearle los buenos días, me contestó, entablando entonces una amena conversación donde me comentó alguna de las vicisitudes de la vida en la zona por parte de él y de sus vecinos.


Hablando, hablando me comentó la vida que llevaban en verano en la Majada de Mesones a la cual me iba a dirigir en cuanto lo dejara y el tiempo que le llevaba subir hasta la misma cuando era más joven (algo más de una hora).

Actualmente le llevaría un par de horas subir según me comentó y yo pensando en esos momentos “entonces si a usted un par de horas, a este menda ahora, pongamos tres”.

Me comentó también que bajaban a suministrarse de víveres cada pocos días a Caín y acto seguido tenían que subir los mismos a la majada y así cada semana.

Al preguntarle por el tema del panel indicativo a una cueva que había visto al poco de empezar, me comentó que dicha cueva era donde guardaban todos los vecinos los quesos que producían, respetándose al máximo el lugar destinado a cada vecino (igual que si fuera ahora en estos tiempos, pensaba yo…).

Le pregunté cuántos vecinos permanecían en la actualidad en invierno en el pueblo y me comentó que unos veinte y me empezó a nombrarlos uno por uno hasta que llegó a diez y se cansó.

Más cosas surgieron en esta conversación, de lo mejor que recuerdo de este día para mí, incluso la política, sus viajes a Asturias para vender ganado y algunas cosas más hasta que transcurridos unos 20 – 25 minutos me despedí de él ya que el paisano tenía ganas de hablar (me había comentado que le gustaba mucho hablar con la gente y este menda pensando “no me suelta en la vida y ni me deja seguir con la ruta…).

Le pregunté por la ruta y me indicó un árbol situado a lo lejos y me dijo hasta allí tienes que llegar ya que está la majada por allá y yo pensando “pues sí que está lejos la Majada de Mesones…” y así algunos temas…

Como anécdota final me fijé también en esta cabaña que parecía estar bastante bien cuidada y me comentó que era de un sobrino suyo.


Pues lo dicho, amena conversación y la subida propia por Mesones estaba a punto de comenzar, así que me despedí de él y seguí con mi ruta hacia las alturas…


3. Caín de Arriba (600 m) – Majada de Mesones (1.400 m).

Después de despedirme del paisano continué con mi marcha, en este caso por un tramo llano del sendero y viendo ya el cartel anunciador de la Canal de Mesones, canal a la que la tenía muchas ganas por ser una de las más nombradas de los Picos de Europa.


Salí entonces a terreno más abierto donde me iba a recibir un buen comité de bienvenida formado por ovejas.
Ahora que comento lo de las ovejas, decir que el paisano me comentó los abundantes ataques sufridos por el ganado por parte de los lobos presentes en la zona atacando incluso a plena luz del día (11h…).

Vista de la vega situada al principio de la Canal de Mesones.


Iniciando el ascenso y vista atrás de esos primeros metros que tenían poco desnivel todavía.


Durante estos primeros minutos de ascenso pude ver algunas bonitas cascadas producidas por el deshielo de la nieve y los neveros situados mil metros más arriba. 5 fotos










Iba subiendo por terreno pero que se dejaba caminar sin problemas y por terreno plagado de helechos todavía sin crecer y con ello, sin peligro de garrapatas todavía.

Vista de este campo de helechos con el tramo ascendido.


Y las panorámicas hacia atrás según iba ascendiendo cada vez más espectaculares con Caín por allá abajo.


El sendero me iba subiendo claramente y me hacía ganar metros con rapidez.


Ya con cierta pendiente el sendero me iba a llevar a pasar a escasos metros de una cascada espectacular de estas paredes y conocida con el nombre de la Cascada de la Riega de la Pasada.

Varias imágenes de dicha cascada en esta parte de la ruta.








Vista del Macizo Central desde un paso estrecho por el que pasaba el sendero del día.


Y cada vez más abajo iba quedando la vega del inicio.


El sendero a la altura de la cascada daba un giro a la izda para hacerme salir a zona más abierta en la que predominaba el verde intenso y poco después me encontraría con la primera fuente de la subida a la majada, la “Fuente Cuciao”.




Muy a lo lejos se veía la cumbre más alta de Picos, el Torrecerredo (2.648 m).


Daba gusto seguir ascendiendo y viendo las laderas inclinadas cubiertas de un manto absolutamente verde de vegetación sin crecer todavía dadas las fechas que son actualmente.


El sendero seguía y me haría pasar por algunas zonas un tanto insospechadas para superar los murallones rocosos que había visto desde la parte inferior de la canal.


Mirando para abajo y viendo el sendero serpenteante que me había traído hasta este punto en el que me encontraba.


Iba entonces a encontrarme entonces con un paso un tanto peligrosillo como se llama al “Sedo Lladrera”, el cual no permitía un resbalón en cualquiera de los escalones que estaban tallados en la roca.

Visto desde arriba este tramo una vez superado.


El sendero continuaba ya con vistas a la pradería que había dejado al principio de la canal y con los dos Caín a la vista bastante abajo ya.




Seguía subiendo sin prisa pero sin pausa y parando cada poco a sacar fotos y enseguida iba a llegar al tramo a las proximidades del que se suponía el tramo más complicado de esta canal, “El Sedo Mesones”.

Ya se ve cerca…¡Qué nervios…!...¡Una caída y no lo cuento…!.


Un par de fotos al inicio del propio sedo y mirando para abajo y en donde se ven los escalones tallados en la roca con abundante piedras pequeñas con las que era fácil pegarse un resbalón.




Este sedo sí que merece un respeto en el sentido que uno no se puede confiar aunque por lo que había leído a través de Internet estando en casa pensé que iba a ser más estrecho y complicado de pasar.

Por otra parte un resbalón en dicho tramo que no supera el metro de ancho podía ser fatal ya que no me hubiera librado de caer alguna decena de metros antes de impactar con el suelo.

Un par de fotos con la caída libre a la izda en una de ellas, de dicho sedo.




Una vez superado y visto desde arriba.


Salí de dicho sedo, el cual no es muy largo (no supera los 25 metros…), a terreno abierto y con vistas como esta.


¡Con vistas como esta uno ya daba por buena la excursión de este día!.

Enfrente mientras avanzaba veía las caídas de unos cien metros de una gran mole rocosa de la que desconozco su nombre (si lo tiene, claro está…).


Seguidamente tuve que superar un tramo algo descompuesto en el sendero por la multitud de pequeñas piedras y saliendo ya a zona algo más abierta y con la mole rocosa de Piedra Lluenga (2.294m) asomando por encima de este menda.




Y hacia el sur ya iba viendo a lo lejos,mientras ascendía, una de las referencias de la zona, la Torre de los Cabritos (2.032 m) con las caídas de la otra mole rocosa que había visto momentos antes.


Impresionante vista con Caín muy abajo y detrás del Macizo Central de Picos, ¿verdad…?.


Ya sentía que quedaba poco para llegar a las cabañas de la majada, así que con este ánimo seguí avanzando tranquilamente y sabiendo que era ya tan solo cuestión de que pasaran unos minutos más para llegar a la majada en cuestión.


Pero unos 200 m antes de llegar a la majada objeto de la excursión de este día me iba a encontrar con dos chavales que se estaban entrenando para esto tan de moda en estos tiempos como son las carreras de montaña y que estaban bebiendo en esta fuente próxima a la majada, la “Fuente de Mesones”.


La fuente con Los Cabritos (2.032 m) detrás.


Tras pasar esta fuente llegaría finalmente a las 13h50 a la conocida Majada de Mesones o más bien a lo que queda de ella aunque por lo que vi quedan algunas construcciones en pie que parecían estar en buen estado.

Algunas imágenes de la majada.





Otra vista más próxima de la Torre de los Cabritos (2.032 m).






Me hubiera gustado continuar la ruta pero tampoco quería apurar mucho por ser la segunda ruta un poco en serio del año ya que todo lo que anduviera para adelante luego tendría que desandarlo.
Cabañas de la majada con el Macizo Central al fondo.


Un vistazo a lo lejos del Pico Jultayu (1.940 m) situado encima mismo de Caín y donde había estado la semana anterior.


Piedra Lluenga (2.294 m) a la izda con Peña Blanca (2.204 m) a su drcha.


Vista de Caín casi 1.000 m más abajo y de nuevo en esta excursión tuve que cambiar el objetivo si quería obtener una buena imagen del pueblo de Caín de Abajo con las algunas pequeñas “cataratas” que caen de la ladera al río Cares.




Acercando con zoom alguna zona que me llamó la atención del Macizo Central.


Renunciaría a quedarme más rato en dicha majada ya que tenía alguna tarea pendiente unos mil metros más abajo, así que decidí emprender el descenso.

Continuará...


No hay comentarios:

Publicar un comentario